EL MUNDO

12 noviembre 2017

 

Casi el 40% de los españoles tendrá más de 65 años en 2050

Laura Tardón

 

En poco más de 30 años, en España, Japón, Portugal, Grecia y Corea, cerca del 40% de la población tendrá más de 65 años. Y aún más, se espera que en 2050 en nuestro país, el número de personas a partir de 80 años aumente más del doble.

 

También en Italia, Portugal y Alemania ocurrirá esto. Así lo desvela este año la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a través del informe que acaba de publicar sobre 'Panorama de la Salud 2017'.

 

De media, en los 35 países que forman la OCDE, el sector de gente por encima de los 65 ha pasado de ser menos del 9% en 1960 a 17% en 2015. Un incremento de ocho puntos en 55 años. Si las cifras que se prevén se cumplieran, en 33 años, el ascenso sería de 11 puntos, ya que el porcentaje alcanzaría el 28% en 2050. Esta aceleración es especialmente aguda, por ejemplo, en Corea, donde, además, sus mayores de 80 años se multiplicarán casi por cinco en los próximos 40 años (crecerán del 3% al 14%).

 

En este panorama influye, sin duda, una descendencia media cada vez menor y una esperanza de vida progresivamente más extensa y en la que España también encabeza la lista de la OCDE, junto a otras nacionalidades como Japón y Francia, que son las que mejores resultados muestran en este aspecto. En mortalidad cardiaca también se dan estos resultados positivos (fallecen 53 por cada 100.000 personas debido a esta causa en España, en comparación con los 131 que lo hacen en Austria o los 147 en Finlandia).

 

Por el contrario, Hungría, Letonia, México y Eslovaquia se encuentran constantemente por debajo del promedio de la OCDE para estos indicadores.

 

Volviendo a la esperanza de vida, el sexo marca una diferencia, sobre todo en el trío de naciones que mejor puntuación tiene: España, Japón y Francia. En los tres, las mujeres viven mucho más que el promedio de la OCDE. En 2015, la esperanza de vida de ellas varía desde menos de 80 años en Hungría, Letonia y México a más de 85 en Japón, España, Francia, Corea y Suiza. La esperanza de vida para los hombres se mueve entre los 75 años en Letonia, México, Hungría, Eslovaquia, Estonia y Polonia y los 80 en Islandia, Japón, Suiza, Noruega, Australia, Suecia, Italia, Israel y España. Concretamente en nuestro país, ellos viven una media de 80,1 años y ellas 85,8.

 

No hay que olvidar que la esperanza de vida está condicionada por un compendio de indicadores, muchos de ellos analizados precisamente en el extenso informe que presenta este año la OCDE. Por ejemplo, se asocia positivamente con un mayor gasto en salud per cápita. De media, el gasto que representa salud ronda el 9% del PIB, que va desde los 1.088 dólares (4,3%) en Turquía a los 9.882 dólares (17,2%) en EEUU, pasando por los 3.248 en España. Pero esta partida no explica por sí sola el incremento de años de vida. Los hábitos de vida y determinantes sociales también influyen. Parece que niveles más altos de educación pueden regalar hasta seis años en comparación con quienes tienen menor grado educativo.

 

Las tasas de mortalidad por enfermedades circulatorias han disminuido considerablemente, registrándose alrededor de un 50% menos de muertes provocadas por cardiopatía isquémica desde 1990. Aunque con menos celeridad, los fallecimientos por cáncer se han reducido en un 18% en los últimos 27 años.

 

Hoy, en toda la OCDE, muere más de una de cada tres personas por cardiopatía isquémica, derrame cerebral u otras enfermedades circulatorias y una de cada cuatro fallece por culpa de tumores. Las tasas de supervivencia a cinco años para el cáncer de mama fueron del 85% y un poco más del 60% para tumores de colon y recto.

 

Además, las tasas de tabaquismo continúan disminuyendo, aunque el 18% de los adultos de la OCDE aún sigue consumiendo cigarrillos. En España, entre el año 2000 y 2015, la población que fuma ha descendido del 35% al 23%.

 

Otros indicadores

El 'Panorama de Salud 2017' refleja otros indicadores de salud entre sus integrantes. La cobertura de la población para un conjunto principal de servicios es del 95% o superior en todos los países menos en siete. Los ingresos hospitalarios evitables por afecciones crónicas han disminuido en la mayoría de los países de la OCDE, lo que indica una mejora en la calidad de la atención primaria. En términos de cuidados agudos, menos personas mueren después de un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

 

La oportunidad de la cirugía de fractura de cadera ha mejorado en la mayoría de los casos. Las tasas de trauma obstétrico se han mantenido relativamente sin cambios, con el desgarro del perineo en 5,7% de los partos vaginales asistidos por instrumentos.

 

Por otro lado, las vacunaciones infantiles son casi universales en la mayoría de las 35 naciones. Desde 2000, el número de médicos y enfermeras ha crecido en casi todos los países de la OCDE. Hay aproximadamente tres enfermeras por médico.

 

El informe también desvela que el mayor uso de genéricos en casi todos los países de la OCDE ha generado ahorro de costos, aunque los genéricos aún representan menos del 25% del volumen de productos farmacéuticos vendidos en Luxemburgo, Italia, Suiza y Grecia. En España, el 34%.

 

Resultados menos optimistas

Sin embargo, los resultados no son igual de exitosos en la lucha contra el consumo nocivo de alcohol. La ingesta media al año en los 35 países de la lista es de nueve litros por persona al año. En España, esta cantidad se ha reducido de 11 litros a 9,3 de 2000 a 2015.

 

El sobrepeso y la obesidad suponen otra asignatura pendiente a nivel global. El 54% de los adultos en los países de la OCDE tienen sobrepeso, incluido el 19% que son obesos. El porcentaje en nuestro país asciende a 36,1% de adultos con sobrepeso y a 16,7% de adultos obesos.

 

En 21 países, más del 90% de las personas están expuestas a niveles inseguros de contaminación del aire. España no forma parte de esta selección.

 

Las personas en los países de la OCDE viven más tiempo, pero la carga de la enfermedad mental y la enfermedad crónica está aumentando. Se estima que una de cada dos personas experimentará una enfermedad mental en su vida. La prevalencia de la depresión en este listado de 35 países es de 7,9%, más alta en mujeres que en hombres. En España, la depresión durante 2014 afectó al 10% de la población femenina y al 4% de la masculina.

 

Un motivo de preocupación constatado en el documento es el número creciente de bebés con bajo peso al nacer, principalmente por el aumento de nacimientos prematuros. Corea, España, Portugal, Grecia y Japón han visto grandes aumentos (a partir de 50%, 76% en el caso de España) de bebés con bajo peso al nacer desde 1990.

 

Una vez más, la OCDE subraya el coste que el tratamiento dental supone especialmente en España, Noruega y Estonia, debido a que la cobertura de este servicio es limitada.

 

Otro tirón de orejas recibe también España en camas de hospital. En general, aquellos países que tienen más, tienden a tener mayores tasas de descarga. Según los últimos datos, el número de camas de hospital per cápita en Austria y Alemania son más del doble que en Canadá y España, y las tasas de descarga, por tanto, también son más del doble.

 

Hábitos saludables

En general, el 63% de las mujeres en la OCDE consume fruta diariamente, mientras que el 50% de los hombres lo hace. Sin distinguir género sexual, en España sólo alrededor del 44% de los adultos españoles consume verdura diaria y si son menores de 15 años, el porcentaje no pasa del 20% (el promedio en la OCDE es de 32%).

 

En cuanto al ejercicio físico semanal que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), ni Portugal ni Italia ni España aprueban el examen. En nuestro país, sólo cumple el 48,9% de los adultos con los 150 minutos semanales.

 

En esta ocasión, la OCDE ha querido fijar la atención en las previsiones del envejecimiento de la población, ya que a partir de ciertas edades, la demanda de atención sanitaria aumenta, lo que se traduce en mayor gasto sanitario.